Cómo iluminar el dormitorio

Para iluminar bien un dormitorio, primero se debe valorar qué tipo de actividades hacemos en él, y eso va muy ligado con la edad de las personas que lo usen, es decir, un adolescente usará más el cuarto, y para mayor numero de actividades, que un adulto.

En  el caso de las habitaciones infantiles hay que pensar que en muchos casos se juega en ella, por lo que la luz general debe de ser algo más potente. Para los adolescentes se convierte en un refugio donde estar con los amigos, leer, estudiar, pasar el rato, jugar en el ordenador… muy distinto del uso que le puede llegar a dar un adulto, que mayoritariamente lo utiliza para dormir, leer en la cama o para fines románticos.

Cada una necesita un tipo de iluminación, pero hay que usar siempre una luz general, que cree un ambiente agradable y que nos permita circular sin problemas, ésta se suele combinar con una luz puntual, que serían las mesitas de noche, y que en muchos casos se usan también como punto de lectura o para crear ambiente, así que también juegan un papel importante.

La luz general es una lampara de techo, y los dos apliques de pared funcionan como luz focal. Así se crean facilmente dos ambientes

 

Lo mejor en cuanto a la luz general es que no creen sombras y sean lo más homogéneas posible. Ésta se tiene que poder encender des de la entrada, y lo ideal es que tenga otro interruptor al lado de la cama. Se pueden usar lamparas colgantes, que seria la solución mas clásica, o bien optar por unos focos que nos permitan orientar y distribuir mejor la luz por la habitación.

La opción más clásica en luz general son las lamparas colgantes
Puedes escoger una lámpara según el resto de la decoración. Esta de efecto vegetal sigue la línea del papel pintado

En cuanto a la luz focal, las luces de noche han evolucionado mucho, ya no solo hay las lamparas de sobre mesa, si no que podemos optar por poner unas lamparas de pie a cada lado, unos apliques,  una colgante de cable largo, o incluso combinar dos estilos, uno diferente para cada lado y que marque los caracteres.

Las más recurrentes son las lamparas de sobre mesa. En este caso, al tener el fondo negro, la luz dibuja muy bien su az, creando un efecto decorativo
Tambien se ven cada vez más las lamparas suspendidas. Éstas metálicas, de estilo industrial, rebajan el aspecto rústico del resto de la habitación
Mennos vistas estan las lámparas de pie, pero funcionan igual de bien.

En algunas habitaciones contamos también con un espacio de lectura  o un tocador, éste debe de disponer de su propia luz, lo idea es que se pueda regular para orientar la luz hacia las paginas del libro o al maquillaje. Si también tenemos el armario dentro del cuarto, lo ideal es que cuente con una luz que ilumine mejor la ropa, ya sea des de fuera con focos dirigidos, o des de dentro al abrir las puertas.

Tanto para pequeños como para adultos, si el dormitorio cuenta con un rincón de lectura, es bueno que tenga una luz puntual
Si tienes tocador, tener luz va a ayudarte mucho en la tarea
Tener led’s en el armario es sumamente práctico a parte de ser decorativo

 

Por último, no nos podemos olvidar de las velas, que son un clásico en los dormitorios . Aunque estén apagadas, es bonito tener unas cuantas velas encima de la mesita o la cómoda, porque aporta calidez y lo mejor de todo es que las tenemos a mano el día que las necesitemos. Crean una luz muy agradable y romántica y hoy en día las tenemos incluso con olor. Si colocamos las velas dentro de recipientes con algún tipo de troquelado, el dibujo se reflejará por el cuarto y conseguiremos un efecto decorativo muy especial.

Las velas son el recurso romántico por excelencia. Si tenemos unas cuantas en el dormitorio, cuando las necesitemos estaran muy a mano. Recuerda no ir a dormir con las velas encencidas!

La alternativa más moderna a las velas es la luz decorativa. Funciona muy bien en cuartos juveniles para dar carácter, y en los de adultos porqué cuando se encienden dan una luz muy suave e intima.

Luz ambiente decorativa. Ideal para cuartos juveniles
Bolitas de papel con luces Led dentro. Se encuentran en muchas tiendas de decoración, incluso en el Tiger! Genial si quieres dar una sorpresa romántica a tu pareja y no os gustan las velas, dará una luz de lo más acogedora

 

Resumiendo, para crear una buena iluminación en un dormitorio necesitas como mínimo tres factores. El primero es la luz natural, basica en cualquier espacio, el segundo es la luz general, para moverte de forma segura por la estancia, y que aportará iluminación homogénea. Por último, las luces puntuales, que serían las mesitas de noche y en caso de que haya tocador o espacio de lectura, como por ejemplo un diván o una mesa de escritorio, iluminaremos esa zona independientemente.

Como opcionales tenemos la luz en el armario, en que podemos instalar unas simples tiras led, y la luz ambiental od ecorativa, que nos funciona muy bien en cuartos juveniles para dar un toque diferente y que en adultos nos va a servir para crear «escenas» románticas o más intimas, puesto que la luz és más cálida y suave.

La iluminación de los más peques merece una mención especial, si quieres saber más cosas cobre como hacerlo, pincha aquí.

Gracias por seguirnos, ¡eres genial!

 

Verònica Martín, interiorista y decoradora