10 ideas para crear tu propio cabecero

A todos nos gusta tener la casa bonita, pero… a veces no se puede hacer la inversión que quisiéramos para crear aquello con lo que soñamos. En el artículo de hoy te propongo unas cuantas ideas para que hagas un “do-it-your-serlf” con el cabecero de la habitación y quede la mar de resultón. Verás que a veces no es cuestión de dinero, sino de ideas y…eso sí, ganas de trabajar un poco el fin de semana.

 

Podemos hacer nosotros mismos infinidad de cosas para la casa con el objetivo de que nos sintamos mejor en ella, hacer hogar al fin y al cabo, pero la habitación es una estancia tan íntima y personal, que tiene un peso muy importante para que nos sintamos bien. No en vano es donde más horas pasamos y debe ser perfecta para que nos relaje y transmita aquellas sensaciones que necesitamos.

1. Celosías de madera

Mi primera propuesta para cabecero hecho con tus propias manos es este. ¿Sabes lo que es? Pues es tan fácil como que vayas al Leroy Merlin, o a otra plataforma de construcción o jardinería, y compres una celosía de jardín de madera. Sí, sí, las de toda la vida. Después es tan fácil como pintarla con el color que queramos con un spray (con un pincel no vamos  a acabar nunca aunque también se podría, si lo haces con spray de pintura déjalo un par de días fuera para que se airee, si es con los aerógrafos de pintor, puedes colgarlo cuando esté seco al tacto).

Celosía de jardín pintada en azul para crear un cabecero

2. Textil

Esta otra propuesta es todo un clásico, usar textil en el cabecero es muy agradable, sobre todo si leemos en la cama. Tendrías dos opciones para llevar a cabo este proyecto. La primera y más fácil es que elijas una tela que te guste, te hagas con una grapadora industrial (no son tan caras, doy fe) y te líes a grapar la tela directamente en la pared. Hazte unas marcas para ir recto y quede bien tensa, te irá mejor si lo haces con ayuda. Para rematar puedes ponerle una moldura de madera o porexpan (cuidado si tienes gatos y pones porexpan…¡Les encanta mordisquearlo!). La segunda opción es que hagas lo mismo pero en vez de directamente a la pared, lo realices sobre una tabla de madera, en este caso puedes añadir un poco de espuma, también grapándola, y grapar la tela por la parte de detrás de la madera. Un par de ganchos y ya podrás colgarlo a la pared.

Tejido floral colorido para crear un cabecero muy veraniego y alegre

3. Baldas

Si eres de esas personas que les encanta que todo sea sencillo, limpio, homogéneo y esté despejado, esta puede ser una buena solución para ti. Con solo una balda y unos cuantos marcos de fotos o un cuadro que te guste, puedes crear un cabecero barato y resultón. Encontrarás este tipo de baldas en muchos espacios de decoración, por ejemplo en IKEA. En la imagen se ve todo en blanco, ¡pero puedes jugar con los colores!

Balda blanca para poner decoración

4. Materiales naturales

Los materiales naturales siempre son una buena elección para espacios en los que queremos darle un punto rústico. Una creación propia de media, un patchwork, o incluso un entramado como el de la imagen. Solo necesitas unos ganchos en la pared para colgarlos y ya tienes un cabecero la mar de decorativo.

Los tejidos naturales dan un toque rústico muy acogedor
Cuélgalo de unos ganchos decorativos.
También puede ser divertido hacer creaciones con cuerdas

5. Tablones de madera

La opción de los tablones también es bastante conocida. Es una buena opción para personas que leen en la cama pues la madera protege la pared. En plataformas de la construcción encontrarás tablones de todo tipo, pero recuerda que no debe pesar mucho pues irá colgada en la pared. Puedes dejarlo con la veta vista o bien pasarle unas manos de pintura, incluso darle un decapado para aportarle carácter y darle un toque más personal. Ya es cosa tuya si pones los tablones en vertical u horizontal.

Tres tablones horizontales pintados de blanco con un vinilo de texto.
Podemos pintar lo que queramos en los tablones, y cuando nos cansemos, lijarlo y volver a pintar. Con este cabecero podemos cambiar practicament cada años con la inversión mínima
Se pueden usar también con un acabado más rústico
Ponerlos en horizontal o vertícal ya es cosa tuya

6. Los papeles pintados y fotomurales

Esta opción me encanta porqué puede dar mucho juego con poco dinero, bueno… papeles pintados y fotomurales más caros que otros, claro, pero eso ya depende de cuál te enamores o cuánto quieras invertir. Es relativamente fácil de colocar y lo bueno de esta opción es que puedes aplicarlo a toda la pared, resaltando la importancia del cabecero frente las demás. Si no sabes dónde mirar papeles pintados, yo te recomiendo papeles pintado Aribau, te sorprenderán.

Pared cabecero con fotomural floral, muy romántico y relajante
Una opción más marinera, súper decorativa y decorativa
Hay papeles pintados que imitan practicamente de todo, este de tablones, otros que imitan superficies metalizadas (con textura y todo) tejidos…

7. Piezas antiguas

También puedes reciclar a la vez que decoras una pared con una pieza única. Las puertas antiguas se llevan mucho, como la del cabecero de la imagen. Las puedes encontrar en algunos anticuarios (no, no todos son caros, y puedes encontrar piezas muy chulas).

Puedes colocar una en horizontal o atreverte a colgar dos, o incluso tres si son estrechas, en vertical.

Puerta francesa en la que se aprovechan los huecos para crear marcos de fotos
Puerta restaurada colgada en horizontal

8. Vinilos

No, no me olvido de los vinilos, y los pongo en una sección diferente de los papeles pintados y los fotomurales porque pueden dar sensaciones muy distintas. Los vinilos, para empezar, sueles ser más juveniles o desenfadados. El vinilo de la imagen, por ejemplo, es texto. Si no habías pensado en esta idea, debo decirte que es muy divertida y diferente. Puedes poner un texto que te anime, o que te recuerde lo bien que va a ir el día, o lo afortunado que te sientes con tu vida… Puestos a poner una frase, mejor que nos transmita algo positivo ¿no? También puedes poner un vinilo de texto a la pared contrapuesta y ser lo primero que leas por la mañana y lo último por la noche.

Vinilo cabecero
Textos de vinilo. Cuando te canses, se retiran muy facilmente con goma de borrar.

9. Pintura

Y ¿Cómo no? La pintura. Con lo que a  mí me gusta jugar con la pintura…. Es fácil, barato, resultón y encima divertido de hacer. Aquí ya sí que… ¡imaginación al poder! Podemos pintar simplemente el cabezal de otro color u otra tonalidad, podemos pintar rallas de dos colores diferentes, podemos jugar a pintar en franjas y remarcarlo con molduras (o una tira de otro color o una cinta adhesiva decorativa) Podemos crear lo que queramos y… lo mejor de todo. Cuando nos cansemos, a por otra cosa mariposa. Así de fácil. Eso sí, os quiero hablar de un detalle que debéis saber, fíjate en las primeras dos imágenes, las dos han usado el recurso de pintar en zig-zag. La primera en toda la pared y la segunda solo en el cabecero, pero no lo ha delimitado. Si hacemos esto puede parecer inacabado. Sería tan fácil como que el zig-zag, si lo quisiéramos solo en esta zona, lo remataremos con una cenefa o una moldura o cinta. Otra opción es hacerlo llegar hasta el final, hacia arriba (hasta el techo) o hacia los laterales, dependiendo de las sensaciones que queramos conseguir, amplitud o altura.

Zig-zag en toda la pared.
zig-zag en una zona pequeña del cabecero. Da la sensación de que esté inacabado
Podemos pintar en forma de panal de abeja.
O bien crear tramas con dos o más colores
El recurso de enmarcar no falla. Da un efecto muy elegante
Para los más atrevidos, las tramas son geniales. Pinta la base de un color, añade cinta de carrocero especial líneas rectas y pinta encima con otro color
Franjas horizontales. Sosiegan, tranquilizan y aporta amplitud
Si buscas un espacio elegante, clásico pero no aburrido, esta opción es muy buena.

10. Cojines

Por último, los cojines colgados, también fantásticos para aquellos lectores que les gusta leer en la cama. Ofrece un respaldo mullido, lavable y reconfortante. Puedes colgar un cojín directamente a la pared o bien, como el caso de la imagen, colgarlo de algún elemento horizontal decorativo, como una moldura de madera.

Cojín colgado de la pared para crear un cabecero perfecto, económico y decorativo

 

Espero que todas estas ideas te hayan animado a cambiar el cabecero de la habitación y te hayan servido de inspiración. Recuerda que si tienes cualquier duda puedes contactar con nosotros. ¡Te contestaremos encantados!

 

Verònica Martín, interiorista y decoradora

 

 

Un comentario

  • Me gustaría saber donde comprar un cojín colgado como el de la idea número 10.
    Muchas gracias.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *