Trucos para distribuir correctamente el salón-comedor

A veces se nos hace difícil esto de distribuir la casa. Si acabas de comprarte una nueva vivienda y no sabes cómo colocar los muebles, o bien ves que algo no cuadra en la distribución y necesitas darle un cambio, presta atención a estos tips para que el resultado sea perfecto y te sientas a gusto.

Muy a menudo ponemos esa excusa de “es que me faltan metros” o la de “ya no entra nada más” Alto ahí, solo son eso, excusas, y es que se puede crear un piso completo en 35 m2, IKEA te lo demuestra cada vez que vas a visitar sus instalaciones y entras en uno de sus ejemplos en vivo y en directo, así que, párate a pensar cuántos metros tienes tú y la cantidad de posibilidades que eso te brinda. Eso sí, vamos a distribuir con cabeza.

Lo primero es cambiar esa mentalidad de “no me entra”, “no sé cómo poner las cosas”. Lo segundo, exprimir cada metro cuadrado útil que tengas para crear espacios que te hagan sentir bien y no parezcan recargados. La lógica va a ser nuestra mayor aliada, ya que nos va a ayudar a crear zonas de paso cómodas y ambientes flexibles. Y Claro está, si no hay sitio para crear dos espacios…vamos a unir ambientes.

  1. Crea un Plano

Haz un plano proporcionado del espacio del que dispones. No olvides ubicar las ventanas, las puertas y los pilares o columnas si los hubiera. Este plano nos va a servir para ir trazando las líneas que nos den la distribución; las zonas de paso, los muebles…

Crea un plano del espacio proporcionado. Puedes ayudarte de una regla para hacerlo totalmente a escala
  1. Las zonas de paso

Son básicas para que nos sintamos bien desplazándonos por las estancias. Deben de ser cómodas y ofrecer recorridos lógicos, y es una de las primeras cosas en la que debemos pensar, pues éstas nos van sacar a la luz los espacios que quedan libres para poner muebles.

En el plano que acabas de dibujar, traza unas líneas de color que te marquen los recorridos que creas que necesitaras hacer; conexiones entre puertas, hacia la terraza, por el salón…

Como medidas estándar, una persona hace 60cm (ya lo sé… yo hago 40, y tu seguramente rondarás esa medida, pero a la hora de distribuir es lo que se marca). Partiendo de eso, un pasillo, para que sea cómodo, va a necesitar como mínimo 1m. y un espacio libre de 1.20m si hay mucho tránsito, como por ejemplo del comedor a la cocina.

Fíjate en las zonas de paso del plano siguiente. Se entra por un recibidor que a la vez es el pasillo que conduce al espacio de día, de concepto abierto. Como acoge varias estancias a la vez, se supone que puede haber más de una persona cruzando, por lo que el paso que se deja es bastante amplio en la primera zona, y más estrecho donde se ubica el escritorio, porque solo puede haber una persona sentada.

Se ven los bloques que componen el salón, el comedor y la cocina, y entre ellos se ha dejado un paso para cruzar hacia la zona de noche.

Plano general de una vivienda
  1. Aprovecha al máximo la luz

Otra de las bases para una buena distribución es la iluminación natural que ofrecen las diferentes oberturas. Volviendo al plano anterior, en un primer momento puede parecer más “lógico” ubicar el salón seguidamente del pasillo de entrada ¿correcto? ¿Porqué entonces está en el lado opuesto? Muy fácil, es donde hay la entrada de luz natural, básica en cualquier salón para dar amplitud. En la parte de la cocina, aunque obviamente es mejor si hay ventanas, ya nos funciona si no las hay (siempre que sea un salón-comedor-cocina, si solo hubiera la cocina la normativa nos exigiría una obertura mínima al exterior) porqué lo aprovechamos para muebles altos.

Así bien, las ventanas o balconeras nos indicarán dónde debe de ir el espacio de la sala.

 

  1. Colocar los muebles para crear salones fantásticos

Primero piensa en cuantos espacios va a tener ese salón. ¿Es solo espacio de sala, o también hay que colocar ahí el comedor? A veces se dispone un pequeño espacio de escritorio, un rincón de juegos para los niños o una zona de lectura. Ten claro qué es lo que quieres antes de empezar.

La forma de la planta nos va a dar mucho juego. Hay tres tipos de planta “estándar”; la rectangular, la cuadrada y la irregular.

Planta rectangular
Salón de planta irregular
Salón de planta cuadrada

Si en tu caso tienes un salón de planta rectangular, acabas de apuntarte un tanto muy grande, son los más fáciles de distribuir: zona de sofás a un lado y mesa en el otro, siempre lo más cerca posible de la cocina, sin más complicaciones, así se crea un pasillo imaginario que une los dos espacios.

Salón pequeño de planta rectangular

En cuanto a la elección de los sofás, si vas a destinar ese espacio solo a salón, puede ser una gran opción jugar con un sofá modular en forma de U o bien enfrentar dos sofás en paralelo. Si como el común de los mortales, necesitas distribuir salón y comedor, puedes optar por colocar los sofás en L, una chaise longue o bien un sofá con una butaquita a un lado.

¡Ten siempre en cuenta dónde se encuentra la toma del televisór y los enchufes!

Salón grande de planta rectangular

Los salones de planta cuadrada son mucho más complicados, y sorprendentemente hay muchos, a la hora de construir el arquitecto/a no ha tenido en cuenta la distribución y luego se convierte en un rompecabezas.

Salón de planta cuadrada

En estos casos, a veces puedes tener la sensación de que la mesa invade un poco la zona de descanso, pero recuerda que no siempre se está comiendo y se pueden mover un poco los muebles según las necesidades o buscar soluciones extensibles. Aquí será mejor optar por sofás enfrentados o en L si compartes espacios.

Plano de salón pequeño de planta cuadrada

Si se trata de un espacio cuadrado donde solo quieres ubicar la sala de estar, no habrá tanto problema, pues crearás un espacio acogedor colocando los sofás de forma que generen conversación.

Salón grande cuadrado

 

No caigas en el error de pensar solo en “¿cómo se va a ver mejor la tele?” El salón es un espacio de descanso, de diálogo, para estar en familia o con amigos. Crea una zona donde pueda fluir la comunicación y no sobredimensiones. Si a diario sois 2, pon una mesa pequeña extensible.

Cuando lo tenemos todo en una sola estancia puede ser por dos razones, la primera que nos guste el concepto abierto y no nos falten metros, y la segunda es que no hayamos tenido más remedio que usar concepto abierto porque vamos justos de espacio.

Se suelen hacer dos cosas, la primera ubicar el comedor en la parte por donde se accede a la estancia, la segunda opción es ubicarlo en el lado menos importante o con menos iluminación natural.

Espacio tipo loft

En este loft se va justo, pero aun así tiene de todo, un gran sofá en L que permite la comunicación en una reunión de amigos o entre pareja, que permite ver bien la tele, sí, no me olvido de eso, y también comunica con la cocina. En este caso hubiera sido un error poner un sofá de cara la pared principal (claramente en vistas de la TV) y de espaldas a la cocina, porque hubiera hecho el espacio mucho más pequeño visualmente.

Espacio tipo loft

Pero todo depende de nuestras prioridades y hábitos o estilo de vida. En la imagen que sigue a estas líneas se ve un espacio con el mismo concepto loft que el anterior, un poco más grande, que ha encarado tanto el salón como la barra que funciona de comedor hacía la tele…todo son prioridades al fin y al cabo.

 

 

 

Truco: Para distribuir los muebles en el plano que has dibujado de una manera más rápida y sencilla, una buena idea es hacer unos recortables de los muebles que quieres poner (en proporción con el espacio que hayas dibujado), la mesa, sillas, sofá, estantería… Es más fácil mover unos trozos de papel y redistribuirlos en un momento que no volver a dibujarlo todo de nuevo.

 

La distancia recomendable entre el sofá y la mesa de centro es de 40cm. Para que quede proporcionada, ésta debería medir un metro menos que el sofá y ser entre 35 y 45cm de alto.

En el caso de que no te quede otro remedio de ubicar un mueble enfrentad a una ventana, recuerda que debes poder abrirla para ventilar y limpiarla, por lo que te aconsejo que dejes una distancia de unos 80cm.

Para el espacio del comedor, elige mesas acordes a tus necesidades, si solo sois dos, no intentes poner una mesa de seis, porque se verá desproporcionada. Opta por una más pequeña que sea extensible.

Si el espacio del que dispones es de planta cuadrada, apuesta por una mesa redonda o cuadrada, si por el contrario es más rectangular, coloca una ovalada o alargada.

Para que te hagas una idea del espacio, entre la mesa del comedor y la pared debes dejar unos 90cm como mínimo. Si dispones de espacio suficiente, lo ideal sería que dejaras unos 1.20metros.

De esta manera, podremos circular alrededor de la mesa sin problemas y no molestaremos a nadie que esté sentado.

Comedor

Pero hay diferentes formatos de asiento y no siempre se usan sillas, los bancos también son una buena solución.

Vamos a ver lo anteriormente descrito en la imagen siguiente, las zonas de paso con una mesa que tiene un banco: ahora hay espacio para pasar porque no hay nadie sentado, pero puede traer problemas cuando estemos sentados, pues no se podrá pasar por el pasillo tan pequeño que se ha dejado y si hay alguien sentado en el sofá viendo la TV y se pasa y traspasa va a haber broncas. Fíjate que en uno de los lados hay un banco en vez de sillas, en este caso hubiera sido más lógico arrimar más el banco a la pared, pues no se mueve tan fácilmente, y dejar un espacio más amplio entre las sillas y el sofá.

Comedor con un banco a uno de los lados. Una buena alternativa a las sillas

Para calcular la mesa, recuerda que se contabiliza entre 60 y 65cm de ancho por cada silla (10cm más si la silla tiene reposabrazos) Por lo que así podremos calcular rápidamente que en una mesa de 3metros x 0.90m podremos colocar 3 comensales a cada lado más dos en los extremos.

 

Resumen: La zona de sofás mejor colocarla cerca de la entrada de luz natural. No hay que caer en el error de distribuir el espacio según donde vaya la tele, prima la comunicación y la sensación de amplitud, después ya miraremos donde colocar el aparato. Usa muebles acordes con las dimensiones de la habitación, proporcionados, y apuesta por mesas extensibles.

 

Si finalmente ves que no lo acabas de conseguir, que sigue fallando algo o simplemente te falta tiempo para completar la decoración, no tengas miedo en llamar a un decorador o un interiorista. Se nos ha dado la fama de que somos caros, pero no es así. Nuestro trabajo es ayudarte a que tu casa sea el mejor hogar que puedas imaginar, hecho a tu medida, así que, te recomiendo que lo intentes, que pruebes diferentes opciones, y si no lo consigues, no te quedes con algo que realmente no te hace sentir a gusto en tu entorno, llama a un profesional. Notarás el cambio.