Paso a paso de cómo hacer el cambio de temporada de tu armario

Se acerca el buen tiempo. ¡Ya era hora! Y eso significa que vamos a tener que hacer el cambio de temporada del armario de forma inminente.

¿Pero cómo hacerlo para que todo quede perfecto? En este post voy a darte algunos consejos para que puedas hacer el cambio de manera correcta y coherente. Eso va a hacer que el orden dure mucho más en tus armarios. ¡Vamos allá!

No hay cosa que de más gusto cuando abres el armario que encontrartelo todo bien ordenado
  1. Empieza por tu ropa

A much@s os pasa como a mi, que cuando conecto el chip de ordenar armarios o hacer el cambio de temporada, quiero hacer todos los armarios de golpe, el mío, el de mi marido, el de mi hija, el de las chaquetas…TODOOOOOOO.

Ahí es cuando debemos parar un segundo, respirar hondo y empezar por orden. Primero nuestra ropa, y después ya ayudaremos con la de los demás. Eso te va a dar dos cosas. La primera, la tranquilidad de que al menos has acabado algo, y la segunda, que lo tuyo, pase lo que pase, quedará hecho y al día siguiente cuando lo abras podrás escoger las prendas tranquilamente.

Empieza por tu armario y ya iras expandiendote
  1. Revisión de existencias

Sácalo todo del armario. ¿TODO? Sí, has leído bien, todo. Sólo así podrás saber lo que realmente tienes.

Coloca todas tus prendas sobre la cama; las del armario, las de la cómoda, las que guardas más allá, las que escondiste la temporada pasada. Un cambio de temporada es el momento perfecto para hacer inventario, limpieza y recuento de lo que tenemos.

Sácalo todo del armario
  1. El caos

Verás que tu cama se ha convertido en un campo de batalla tras una tremenda explosión de textil. Normalmente no se ve nada, y así no se puede clasificar. Lo que vamos a hacer es apilar o clasificar las cosas por tipologías. En un montón todos los jerséis gruesos, en otro los finos, en otro las camisas, al lado la pila de pantalones… y así sucesivamente hasta que todo quede por categorías.

Apila la ropa por categorías
  1. Aprovecha para limpiar

Una vez empezamos a ver las cosas bajo control, antes de seguir, resulta buena idea aprovechar para limpiar el interior de armarios y cajones que han quedado vacíos. Basta con que pasemos un trapo húmedo. Si es de madera, te aconsejo que no uses productos específicos como el Pronto, acaban deteriorando el material. Lo que ha funcionado toda la vida es el vinagre; un trapito humedecido con agua y vinagre limpia y desinfecta además de no deteriorar el material. No te preocupes por el olor, una vez de seque desaparecerá.

Aprovecha para limpiar el armario a fondo
  1. El momento decisivo

Ha llegado el momento más importante. Hay que ir seleccionando qué prendas nos quedamos y cuáles no. Para ello, hazte con un par de bolsas o cajas. Una será para la ropa que tenemos que tirar, la que se ha quedado muy vieja, desgastada, manchada o rota. La otra será para aquella que ya no nos ponemos y que, seamos sincer@s, no nos vamos a poner en la vida, pero está en buen estado; va a ser para regalar o donar. El resto, todo aquello que sí nos queramos quedar, vuelve encima de la cama o directamente al armario.

A llegado el momento de la verdad. ¿Qué me quedo y qué no?
  1. Trucos para hacer la selección

Cuando nos ponemos en serio a seleccionar con qué nos quedamos y con qué no suele costarnos. Si lo tenemos es por algo, ya sea porque nos gusta mucho, por algo sentimental, porque fue un regalo. Por norma, si no nos lo hemos puesto durante 2 temporadas consecutivas, es que no nos lo vamos a poner y por tanto se puede donar. Por el contrario, si hay unos tejanos que te encantan, pero ya están rotos por todos lados de tanto uso y hasta el color se ha desgastado, sé valiente, tíralos y quédate con la excusa de ir a comprar unos nuevos.

A continuación, os doy una receta que he encontrado por internet de cómo hacer el proceso de selección que me ha gustado mucho.

Si aún así hay cosas por las que no te decides, la mejor manera es probándotelas y mirándote en el espejo. No falla si eres sincer@. ¿Te queda bien? Adelante, ¿No te da el efecto wow? Fuera, haz sitio para cosas que si te hagan sentir espectacular.

Suele pasar que acabamos diciendo…bueno esto para estar por casa. ¿Pero cuántas prendas necesitas parta estar por casa? Elige 2 o 3 cosas, no vas a requerir más que eso. Lo demás, fuera.

Lo importante es que te quedes con aquello que te haga feliz, que te haga sentir bien y segur@. Incluso para estar por casa, seguro que tu pareja te lo agradece, pero sobre todo, es importante que nos veamos bien. Y con eso no me refiero a ir de punta en blanco todo el día, sino que, si tienes que elegir entre dos cosas para estar por casa, una de manchada, desgastada que ya te va hasta grande y te hace bolsas por todos lados, pero… ¡es que es cómoda! Y otra que, aun siendo igual de cómoda es algo que tiene todo en su sitio y está en buen estado… ¿Para qué siquiera guardar la primera prenda?

  1. Empezamos a guardar

Empezaremos a colocar la ropa de esta temporada que hayamos dado por buena.

Cada cosa en su sitio. Puedes animarte y colocarla, aparte de por categorías (pantalones, camisetas, blusas…) por colores y estampados. El efecto visual es mucho más potente y agradable.

Empezamos a colocar la ropa
  1. Cómo guardar los pantalones

Los pantalones que quieras poner colgados no tienen mucho misterio, o en percha normal, o en pinzas o en pantalonero. Ahora bien, los que quieras guardar en un cajón, te aconsejo de no hacerlo en plano y apilados, así acabaras olvidándote de lo que tienes debajo. Una opción es hacerlo en modo pirámide, el de más abajo todo lo estirado que puedas, el de encima lo colocamos un poco más adentro, de tal modo que se vea el primero, y así sucesivamente. Aunque mi modo favorito es el de la imagen de abajo, el vertical. Así te aseguras verlos todos y entran la misma cantidad.

Guarda los pantalones doblados en vertical

 

  1. Cómo guardar las camisetas, jerséis finos y blusas

Nos pasa lo mismo que con los pantalones. Si van colgadas no hay ningún problema, éste surge cuando las vamos a doblar y apilar, pues todos sabemos que, una de dos, o empezamos a apilar indiscriminadamente y acaba arrugándose todo; o en un cajón vemos la de arriba pero a saber lo que hay debajo.

Aquí volveríamos con el mismo método de guardarlo en vertical, es mucho más fácil de sacar prendas y volver a colocar las limpias, y además rápidamente identificables.

Así es más fácil de identificar y se arruga menos

Si queremos usar este sistema debemos asegurarnos de que quede bien doblado. Hay que tener en cuenta un dato, y es que la ropa no se arruga más por tenerla doblada, sino por el peso del resto de prendas que tiene encima. A demás, en el espacio que te ocupan 10 camisetas colgadas, si las doblas pueden caber más del doble.

  1. Cómo organizar la ropa interior

Para que no acabe siendo una maraña enredada entre calcetines y prendas íntimas, lo mejor es usar separadores o cajitas (mejor si son de tela o cartón, nada de elementos naturales como cañitas o mimbre, la ropa delicada se podría enganchar). Los puedes encontrar en muchos establecimientos, des de Zara Home, Casa Viva, IKEA, …

Organiza bien la ropa interior para que no se mezcle

 

  1. Cómo organizar los pañuelos o fulares

Podemos enredarlos o doblarlos y ponerlos en una caja, también los podemos colgar en uno de los gadgets que tiene IKEA para ello.

Complemento para la ropa de IKEA

 

Sino, también hay formas económicas y prácticas de almacenarlos a la vista.

Una percha normal y corriente y unos aros que puedes encontrar en el todo-a-cien ya valen para guardar los pañuelos
Al más puro estilo Do-it-yourself, fabricate un colgador la mar de mono con pinzas
  1. Cómo organizar los cinturones

Podemos hacerlo enrollados si tenemos espacio para ello, dentro de un cajón o una cajita.

Sino también podemos optar por colgarlos, como en la foto de abajo.

Cuelga los cinturones si no tienes un cajon especifico
  1. Cómo organizar los zapatos

Si los vas a guardar sin caja, a la vista, intenta optimizar el espacio lo máximo posible, el gadget que aparece en la foto de abajo es muy práctico.

Si en cambio eres de los que lo guardan todo en cajas, te aconsejo que le pongas una foto, un dibujo o una etiqueta para poderlos identificar rápidamente.

Pon fotos o dibujos de lo que hay dentro. Sera mucho más fácil de encontrar luego

 

  1. La ropa de la temporada pasada

Cuando tengamos todo bien organizado y en su sitio, aún nos quedará encima de la cama la pila de ropa de la temporada que se ha ido.

Si vas a ponerlo en cajas, que éstas estén perfectamente etiquetadas para que sepas qué hay dentro de cada una. Imagínate que quieres irte de viaje y quieres una prenda en concreto…¡acuérdate tu de dónde la metiste!

Aunque, mi consejo es que uses una cómoda para la ropa de fuera de temporada en vez de guardarla en la parte alta del armario. ¿Qué por qué? Pues porque no todo es blanco o negro y antes de que sea el momento de hacer el cambio definitivo, seguramente ya empezaremos a usar ciertas prendas de “entretiempo”. Es mucho más fácil coger una camiseta de manga corta de una cajonera si un día a principios de abril queremos ir a dar una vuelta por la playa porqué hace un sol que enamora.

 

 

Bueno… espero que todos estos consejos te hayan servido para afrontar mejor el cambio de temporada de tu ropa.

Gracias por leer este post, si te ha gustado, no dudes en dejar un comentario, tu opinión es importante

Enhorabuena, ya tienes el armario ordenado y ¡con la ropa de la temporada que toca!

Verònica Martín, decoradora e interiorista