Cómo diseñar un armario o vestidor

 

Si te gusta el orden tanto como a mí, este post te encantará. En él voy a explicarte algunos consejos para poder dividir el interior de un armario o un vestidor de forma correcta, respetando las alturas de las diferentes prendas de ropa y viendo cuales son los imprescindibles y qué extras podemos añadir para acabar de tenerlo todo bien ordenado de una vez por todas.

Vamos a ir por orden, repasando mis 6 puntos basicos:

Vestidor ordenado por prendas y colores

 

 

  1. ¿Qué opciones tengo?

En realidad, tienes varias opciones. Vamos a ir de la más fácil a la más “complicada” o laboriosa pero más económica.

Para empezar, puedes ir a un carpintero y hacer las divisiones del armario o vestidor 100% a medida. Esta opción es fantástica porqué aprovechas totalmente el espacio, aprovechando hasta retranqueos de la estructura o recovecos difíciles de solventar con módulos.

También tienes la opción de ir a una tienda especializada en este tipo de carpintería, o bien ir a un almacén como IKEA y contratar la ayuda de un profesional que te asesore de cómo hacer las particiones (y que las haga, claro). En este caso, también se pueden hacer divisiones a medida, aunque ya entramos en un campo más modular y, por tanto, un poco más económico que el anterior (ojo, no siempre, va bien comparar presupuestos).

Por último, puedes hacer las divisiones tú mismo. La mayoría de divisiones se basan en montantes y estantes. Si tienes las herramientas disponibles puedes probar esta opción y ahorrarte un dinerillo.

Se puede conseguir un armario ordenado con divisiones sencillas de montantes, baldas y barras para colgar.
  1. ¿Qué necesito?

El siguiente paso es averiguar cuanta ropa tengo, qué es y, por tanto, qué necesito. Tengo muchos jerséis…o quizás ¿infinidad de camisas y casi nada de camisetas? Revísate bien el armario y haz una lista a groso modo.

La cantidad de ropa que tengo me va a dar la base de lo que necesito
  1. ¿Cómo lo organizo?

Este es el gran paso. Para organizar bien una división debemos saber cuánto ocupa la ropa que queremos meter dentro. El dibujo siguiente nos da una idea aproximada pero bastante acertada de las medidas base. Aquí lo que realmente nos interesa son las alturas.

Dibujo de las medidas estándar de la ropa

Pero eso son las medidas estándar de la ropa y nosotros queremos saber cuánto dejamos de hueco, a continuación, os voy a explicar cómo calculo yo los huecos necesarios cuando un cliente me pide un armario o vestidor a medida:

  • Ropa larga: chaquetas, vestidos, monos…

160cm de alto + 7-10cm de espacio arriba (la barra y hueco para colocar bien la percha) + 20cm por abajo para que respire = 190cm de hueco (en altura, el ancho dependerá de la cantidad de ropa de estas características que tengas).

  • Ropa media: vestidos cortos, americanas, cárdigan …

120cm de alto + 7-10cm arriba + 20cm abajo = 150cm de hueco.

  • Camisas, blusas y camisetas que queramos colgar:

90cm de alto + 7-10cm arriba + 20cm abajo = 120cm de hueco.

  • Pantalones: si los colgamos en pantalonero

70cm de alto + 5cm arriba + 20cm abajo = 95cm de hueco.

  • Pantalones y faldas si los colgamos en percha

80cm de alto + 7-10cm arriba + 20cm abajo = 110cm de hueco.

  • Ropa doblada

Como norma general, si no queremos que la ropa se vaya arrugando al ir apilándola, es mejor no superar los 20 o 25 cm de altura para la ropa doblada. Si lo vamos a usar para jerséis tiraríamos hacia los 25, si es para camisetas o camisas, hacia 20cm. En cuanto al ancho de los estantes, con 30cm tendríamos suficiente.

  1. Cómo organizar la ropa básica

Cuando sabemos lo que mide cada cosa y por tanto, cuánto espacio debemos darle, es hora de escoger el tipo de divisiones.

Aquí os voy a dar algunas alternativas y mi opinión sobre ellas.

  • Las barras

En primer lugar tenemos las barras de toda la vida. De un lado a otro de armario. Pueden ser de plástico o metàlicas.

Si el espacio entre montante y montante es un poco grande o sueles colgarle mucho peso, es buena idea hacerle un refuerzo en el centro que se acople al estante superior. Así evitarás que pandee.

Barra sencilla para colgar la ropa

Más modernas son las barras con luz incorporada. Pueden ser tiras led continuas o bien pequeños  puntos de luz decorativa.

Barra con luz incorporada

Aunque menos vistas, existen las barras frontales. En mi opinión es algo más engorroso el coger una prenda que se nos ha quedado al fondo, pero también es cierto que si el armario es de cristal, quedan muy bonitas.

Barras frontales

Por último, no quiero olvidarme de las barras extraíbles. Éstas nos permiten aprovechar todo el alto del armario y son una buenísima opción.

Barras extraibles
  • Pantalones

Existen varias formas de colgar los pantalones. La más fácil y económica es con perchas, ya sean en espiral, con pinzas o doblados en una percha normal y corriente.

Si queremos algo más sofisticado, también podemos optar por un pantalonero. Los tenemos en versión frontal, como en la imagen de abajo, o lateral.

Pantalonero frontal

 

Los pantaloneros son fantásticos, pero hay que tener en cuenta una cosa, que sirven solo para pantalones. Si en el mismo hueco queremos poner pantalones y faldas, la mejor opción va a ser que coloquemos una barra y usemos perchas con pinzas.

  • Ropa doblada

Aquí tenemos la opción de usar simples estantes. Tienen la ventaja de que al no tener frontal, ves perfectamente los cantos de la ropa doblada y es muy fácil de ubicar lo que estas buscando. Ahora bien, a la hora de colocar y sacar, si lo llenamos hasta arriba se van a crear arrugas de tanto removerlo todo. Otro hándicap es que, si el armario es profundo, no podemos hacer dos pilas (una delante y otra detrás) pues sería un engorro tener que sacar toda la pila de delante cuando quisiéramos algo de la trasera.

Estantes para la ropa doblada

Una buena opción es usar baldas extraíbles. Son más económicas que los cajones y funcionan igual de bien. Notarás la diferencia cuando coloques o saques una prenda pues podrás extraer la balda totalmente y hacerlo des de arriba, sin arrastrar ni arrugar nada. Algunas baldas, incluso, tienen unas barras o topes frontales que ayudan a mantener la ropa en su sitio.

Si te decantas por esta opción, ponlas a menor distancia que con las baldas fijas, no necesitas el espacio superior libre, con 10 o 15 cm para los jerséis finos o camisetas tendrás suficiente y podrás colocar más baldas.

Baldas extraíbles

También hay la opción de los cajones. En este caso puedes escoger entre cajones con frontal opaco, con el hándicap que no te dejarán ver las prendas que hay dentro y entonces vas a tener que rebuscar a no ser que pongas etiquetas.

 

Cajones de madera combinados con baldas en la parte superior

O bien cajones con frontal de barras o cristal transparente, como el de la fotografía de abajo.

Cajones con cristal en la parte frontal.

Esta es la opción perfecta para jerséis con un poco de volumen. Ofrece todo lo bueno de los cajones y encima te permite ver todo lo que hay guardado dentro.

En el caso de los cajones o las baldas extraíbles es muy fácil hacer dos pilas si la profundidad del armario es generosa, pues no vamos a desordenar nada al sacar el cajón entero hacia el exterior.

 

  1. Los extras

En el punto anterior veíamos cómo calcular el espacio para la ropa básica que se encuentra en cualquier armario, pantalones, camisetas, vestidos… Pero existen algunos extras que podemos introducir para organizar aún mejor nuestros complementos. Son los que dan el toque final.

  • Los zapatos

Hay personas que no les gusta tener los zapatos dentro del armario de la ropa, y es comprensible, si tenemos un espacio solo para este fin es perfecto, pero si no es así, siempre podemos introducir un extra en el armario de ropa.

Mi consejo es que, si tienes un armario hermoso, con más de tres puertas, y cuentas con un número elevado de zapatos y complementos, te reserves una puerta de arriba abajo para ello. La parte interior es más indicada para calzado y la superior puede ser para el resto de complementos (a no ser que necesites la puerta entera).

No todos los zapatos son iguales, y por tanto hay que pensar en varias alturas de estantes.

Tienes que poner baldas a diferentes alturas. No son lo mismo unas bailarinas que unos tacones o unas botas.

Si las baldas son extraíbles, mucho mejor. Nos será más fácil alcanzar los zapatos de la fila posterior.

Si pones estantes con guías, te será mucho más fácil llegar a los pares de detras
  • Cinturones

De los cinturones nadie se acuerda hasta que empiezan a acumularse y no sabemos dónde meterlos. Hay gadgets como los de a continuación muy interesantes para almacenarlos, así seguro que no se rozan y los vemos rápidamente. Se trata de cajones de muy poca altura con divisiones interiores fijas o móviles.

Cajones bajos para complementos, una opción fabulosa para organizar los cinturones

Bisutería

El mismo sistema de los cinturones nos vale para la bisutería. Así no se enredarán los collares con las pulseras y podremos guardarlo todo por colores, o temas o como nos vaya mejor.

Organiza tus complementos para que no se rallen o enreden. Te será más práctico ubicarlo todo y mantener un orden.

Si no, podemos optar por paneles verticales extraíbles como los de a continuación.

Paneles extraíbles para complementos de bisutería
  • Fulares y pañuelos

Otra cosa que se nos suele olvidar que tenemos a la hora de distribuir el armario. Aquí tenemos varias maneras, la primera es colgarlos en la puerta del armario si es abatible. También podemos comprar un gadget para este fin, en Ikea venden uno de muy práctico, o bien volver a la idea del cajón de poca altura y enrollarlos.

  • Bolsos

Piensa dónde quieres almacenarlos, si te interesa hacerlo en el armario para escoger todos los complementos de a una, prevé unos estantes de varios tamaños, unos de pequeños para bolsos de mano y otros de más grandes para los que tienen más volumen.

Igual que con los zapatos, debemos adaptarnos a varias medidas
  • Corbatas

Puedes tenerlas enrolladas, como si estuvieran en una tienda, que quedan la mar de bien, o por el contrario adquirir un corbatero (puedes encontrar des de en El Corte Inglés hasta en el IKEA). Los hay de madera y de plástico. Si las corbatas son buenas… mi consejo es que elijas un corbatero de madera.

Una de las formas de guardar las corbatas
  • Ropa interior

Hay personas que prefieren tenerlo en una cómoda o la mesita de noche, si en cambio quieres ubicar la ropa interior en el armario, lo mejor es tener un sitio para cada cosa; sujetadores, braguitas medias, calcetines, calzoncillos… Metidos cada cosa en cajitas o en cajones con separadores para que no se acabe desparramando todo.

Ropa interior bien ordenada
  • Pijamas

Pasa lo mismo que con la ropa interior, si en vez de una cómoda quieres guardarlos en el armario, usa estantes de 30 de altura, al menos dos, uno para los de invierno y otro para los de verano (a no ser que los guardes en cajas en el cambio de temporada). Otra opción es usar cajones extraíbles. Al tener frontal quedan más protegidos.

 

 

  1. Los últimos consejos

Reserva una balda en la parte superior para almacenar la ropa de fuera de temporada o que aunque ya no nos cabe queremos guardar por algún motivo.

Reserva un estante superior para almacenaje vario

No calcules todas las divisiones justas, ahora cuentas con un numero de prendas, pero la temporada que viene habrá más de una cosa y quizás dones o guardes de otra.

¿Vestidor con puertas o sin puertas? En un armario es importante el tema de puertas, o al menos unas cortinas, para que el polvo no arrase con todo. Podemos poner las típicas de madera o bien optar por puertas de cristal, mucho más etéreas y muy interesantes.

Armario con puertas de cristal

Pero en un vestidor no hace falta que pongamos puerta, pues hay una de general al entrar en el propio vestidor. Lo bonito de estas habitaciones es tenerlo todo al alcance de la mano.

Un vestidor no necesita puertas

Los espejos son básicos, pues es importante ver el resultado final de lo que nos ponemos. En el caso de un vestidor con efecto tubo, lo mejor es poner en la pared del final, un espejo entero (de arriba abajo y hasta los laterales) pues nos va a dar la sensación de que se multiplica el vestidor hasta el infinito.

Si tenemos un armario y no sabemos dónde poner el espejo, una buena opción es integrarlo en el interior de una de las puertas. Es más, si pones un espejo en cada lado, cuando tengas las dos puertas abiertas podrás ver el reflejo de detrás.

 

Con todos estos consejos, ahora ya tienes las claves para organizarte un armario a tu medida. Anímate y cuéntanos que tal te ha ido. Recuerda que puedes preguntarme lo que quieras.

 

Verònica Martín, interiorista y decoradora