Técnicas para pintar una pared

A veces damos por sentado que si vamos a pintar una pared va a ser lisa y con rodillo. Bueno…paremos un momento porque hay muchas técnicas que nos ofrecen resultados decorativos diferentes. En este artículo os voy a dar un pequeño repaso de algunas de ellas para que tengáis un más amplio abanico dónde elegir.

 

  1. La brocha

Existe una brocha para cada trabajo, las redondas, por ejemplo, van super bien para pintar esquinas o repasar zócalos, puertas…

Las brochas planas, en cambio, pueden usarse para realizar trabajos más decorativos, como en la imagen de abajo.

Las brochas pueden dar efectos decorativos curiosos

 

  1. El rodillo, otro clásico en la pintura.

Nos imaginamos un rodillo blanco con pelos, pero no todos son así.

Este típico rodillo nos puede servir muy bien para pintar paredes lisas (ver cómo conseguir paredes totalmente lisas en el artículo de “Consejos para pintar paredes y techos”.

 

Pintar con rodillo estándar superficies lisas

Pero también hay otros rodillos con efectos muy decorativos.

Los encontramos que dejan un dibujo como si de papel pintado se tratara.

Rodillo con trama

 

Y también hay otros que dan efecto de más relieve, tipo gotelé.

Rodillo con textura

 

Es cuestión de encontrar el efecto que más nos guste, existen infinidad de rodillos decorativos.

  1. La esponja

Podemos dar textura a una pared con la ayuda de una esponja natural. Dependiendo de la cantidad de pintura que dejemos que absorba la esponja, aplicaremos más o menos pintura en la pared.

Podemos usarla en pequeños y suaves toques o bien deslizándola en círculos. Los efectos son muy distintos

 

Otro tipo de esponja es la que encontramos preparadas en las tiendas especializadas. Son como unas manoplas que nos ayudan a crear ese acabado de veladura tan característico.

Esponja preparada que podrás encontrar en cualquier tienda especializada

 

Otra manera de hacer este acabado es pasando primero el pincel y después suavizando el resultado con un trapo o esponja

El trapo da efectos parecidos a la esponja

Los trapos los podemos usar de diferentes maneras. Si lo enrollamos, el efecto será de aguas, como en la imágen de abajo

Dar una pasada con la pintura mojada con un trapo enrollado

Un método que ha tomado mucha fuerza es el aspersor de pintura. Es cierto que se va muy de prisa, pero hay que proteger muy bien las superficies que no queremos pintar si no queremos que quede todo lleno de gotitas que se esparcen por el ambiente. Esta técnica deja la pared totalmente lisa, sin ningún dibujo o tramado (el rodillo, al tener pelos, siempre deja algo de rugosidad que con el aspersor evitaríamos).

Aspersor de pintura

El tipo de pinceles o paletas que vemos a continuación nos dejan marcas diferentes. Podemos usarlo en movimientos circulares para crear una especie de Otottento, o bien pasarlo suavemente por la superficie aún húmeda y crear pequeñas líneas. Prueba las posibilidades.

 

Pasándola de esta manera conseguirás un tramado parecido al papel pintado

 

Por supuesto, en pintura no todo es para crear paredes lisas, podemos comprar o crear nosotros mismos tramas que aporten un toque diferente. Aquí tienes algunas ideas.

 

 

 

 

Verònica Martín, interiorista y decoradora

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *