Sobrevivir a una mudanza con niños


Si para nosotros una mudanza ya es estresante de por sí, ¡imagínate lo que debe de ser para un niño!

Pasamos por una serie de sentimientos y sensaciones que pueden ir des del sentimiento de culpa, de desapego, de tristeza o bien alegría, ilusión, nervios…. Y todo eso crea estrés. Nuestro propio estrés lo transmitimos a los pequeños de la casa, que finalmente deben lidiar con el de los padres y con el suyo.

Por eso, en este post te damos algunos trucos para que la mudanza sea más fácil para tus hijos.

 

Todo niño se siente más a gusto en un entorno que le es familiar, con sus pautas, sus rutinas… Cuando llega el momento de decirles a tus pequeños que os vais a mudar, posiblemente lo primero que le venga a la cabeza son factores como su habitación, sus amigos, la escuela… factores cruciales para su vida que le llenan de estabilidad. Así que no es de extrañar que muestre rechazo al cambio, pero hay una pauta que te ayudará a ir convenciéndolo poco a poco de que, a veces, algunos cambios pueden ser muy buenos.

  1. Hablando se entiende la gente

En primer lugar, habla con él. No esperes hasta la semana anterior al traslado, díselo pronto y saca el tema a menudo. Haz una lista de todas las cosas positivas que le ves al traslado y explícaselas. Para ello es bueno tener información suficiente del sitio donde os vais a mudar. Si tiene parques bonitos, o una escuela con un patio muy grande. Seguro que se pueden hacer cientos de cosas divertidas en la zona.

Si son muy pequeños, una buena idea es explicárselo de forma visual. Carga un camión con cajas o juguetes y llévalo de “una casa” a otra”

hablando se entiende la gente

Comparte la noticia con tus hijos des del principio

  1. Responde todas sus preguntas

Le asaltarán mil dudas, y es importante que responda todas sus preguntas con la mayor sinceridad posible y con tacto. De nada sirve que le diga que hará mejores amigos en la casa nueva si te pregunta qué pasará con los amigos que tiene ahora. Para él, sus amigos son únicos e irreemplazables.

Cárgate de paciencia y se receptivo con sus reacciones, positivas y negativas. Puede que le cueste un poco ver los aspectos buenos que ofrece la mudanza.

Responde a sus preguntas

Responde todas sus preguntas. Puedes ayudarte de fotografías o un cuento para crear metáforas

  1. Visitas en familia

A la hora de escoger vivienda nueva, es positivo que los más pequeños ayuden. De este modo se sentirán valorados y escuchados. De lo contrario podemos transmitirles que no tienen voz ni voto y vivirán el traslado como algo impuesto (y a nadie nos gusta que nos impongan las cosas).

Déjales comentar, los niños tienen mucho qué decir, y es interesante escucharlos.

Hazlo participe de la busqueda

  1. ¿Y qué voy a hacer?

A veces, nueva vivienda representa nuevo barrio, y eso significa nuevo colegio, nuevo sitio para las actividades extra-escolares, nueva biblioteca y parques…

En la medida de lo posible, id a visitar el barrio nuevo, dar un paseo por los parques, resaltando todos esos columpios que no hay en el habitual, id a escoger colegio juntos, ¡seguro que tienen cantidad de cosas chulas! Y escoged conjuntamente el lugar donde van a hacer las actividades extra-escolares (la piscina o el campo de fútbol del polideportivo, el aula de pintura, la clase de inglés…)

  1. ¡¿Qué les va a pasar a mis juguetes!?

A veces puede aparecer el miedo de perder juguetes, o elementos importantes. Debes explicarle que eso no va a ocurrir.

Cada vez que visitéis la nueva vivienda lleva unos cuantos juguetes, ves dejándolos en su habitación, de tal modo que vaya adquiriendo propiedad.

La habitación de los niños siempre deberá ser la última en empaquetarse, y es indispensable que esté montada el día en que durmáis por primera vez en la casa.

consejos-para-la-mudanza-ideal

No es un buen momento para hacer limpieza de juguetes. No te deshagas de nada en momentos de cambio.

  1. ¿Más cambios?

Se suele pensar que el mejor momento para cambiar los muebles del cuarto de un niño es para la mudanza, pero eso puede desestabilizarlo un poco. Si vemos que no está del todo convencido del cambio, pospón el cambio de los muebles a más adelante, cuando ya se haya acostumbrado al nuevo hogar. Una buena opción es preguntárselo. Si dice que le apetecen muebles nuevos no hay porque negarselo, pero si lo vemos reticente mejor no forzar.

habitación infantil

Si vemos que no esta convencido del cambio, no compres muebles nuevos, le será más fácil adaptarse en un entorno conocido

  1. El día perfecto

Las mudanzas son complicadas, es mejor ir haciéndolo poco a poco. El día fuerte es mejor hacerlo mientras los niños están en la escuela o con algún amigo o familiar. Eso nos permitirá ir a por faena sin tener que preocuparnos de que se hagan daño.

Lo primero es centrarse en la habitación de los peques. Es la primera que tiene que estar perfecta, y luego pasar a las demás zonas.

  1. ¿Y el mes perfecto?

Realmente en este tema, los expertos no se ponen de acuerdo. Unos afirman que es mejor durante el curso, porque así llegarán a la casa y ya tendrán algo por lo que centrarse, y puede que así le sea más fácil hacer amigos.

Otros, en cambio, afirman que lo mejor es hacerlo en verano para que tengan tiempo de familiarizarse con el nuevo entorno y no provocarles tantas emociones juntas.

Al final, es una decisión tuya, debes evaluar pros y contras para saber, en concreto para tu familia, cuál es la mejor época

  1. Y después…

No dejes de visitar tu antiguo barrio durante una temporada. Id al parque al que solíais ir, quedar con los amigos… Siempre va bien mantener contacto con algo conocido mientras nos vamos acostumbrando a lo nuevo.

 

Esperamos que esta información te haya sido de ayuda. Ahora solo nos queda desearte mucha suerte y felicitarte por tu nuevo hogar.

Si te ha gustado el post, dínoslo, tu opinión nos importa.

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *