CÓMO HACER UNA MUDANZA Y NO MORIR EN EL INTENTO


Hay muchas razones por las que tenemos que hacer una mudanza, motivos laborales, la familia ha crecido demasiado…o ya se han ido del nido todos los hijos y la casa parece enorme,… Sea cual sea la razón, una mudanza se encuentra en el TOP TEN de los factores que más nos estresan. Por eso, des de Hub Inmobiliario, queremos darte unas directrices para que sea más llevadero y salgas airoso de este proceso.

Para empezar, debes trazar un plan. Eso te permitirá hacer la mudanza de forma ordenada y minimizará los riesgos de olvidarte algo.

El tiempo es un factor muy importante, así que no dejes que te coja el toro. Prepárala con varias semanas de antelación, e intenta hacerlos coincidir con fines de semana o festivos que te permitan estar al 100% por la labor. Hay empresas que disponen de días de mudanza en el convenio adicionales a los días de vacaciones. Lo mejor es dedicarse enteramente al traslado para que el proceso no se nos haga pesado y eterno.

Organiza la mudanza con tiempo

Planifica bien la mudanza para no estresarte de más.

  1. ¿Puedo montármelo sol@?

Si prefieres hacer la mudanza tu mism@ para ahorrar algo de dinero, no te olvides de llamar a todos aquellos que puedan ayudarte. No solo en la mudanza, sino también en los pasos previos. La nueva vivienda puede que no esté a nuestro gusto, eso implica darle una mano de pintura (o dos… depende de cómo esté) verificar el cableado eléctrico, hacer algunas chapuzillas como cambiar el suelo… Eso implica que debes seguir un orden. Para el traslado, puedes alquilar una furgoneta, cuyo precio suele rondar los 100€ al día, y si es posible, ¡consigue una carretilla!

Optimiza el espacio del vehículo. Carga primero los muebles más voluminosos. A continuación mete las cajas que más pesen, como las de libros, de esta manera sujetarán bien los muebles. Por último, rellena los huecos con las cajas más ligeras y los muebles pequeños o los electrodomésticos. Asegúralo todo con cuerdas o tensores.

Carga la furgoneta con lógica para que todo llegue bien

Carga la furgoneta con lógica para que todo llegue bien

  1. Si necesitas ayuda, contrata siempre a profesionales

También tienes la opción de contratar a profesionales que te ayuden con todo. En este caso también tienes que numerar el orden que debe de seguir cada trabajo, si quieres que un pintor haga una habitación, revisa primero si los enchufes están allá donde quieres, porqué el cableado se tiene que tocar antes de enyesar (quitar posible gotelé) y pintar.

Debes crear un calendario y gestionar las diferentes intervenciones, lo complicado es que los profesionales cuadren, puesto que suelen ser independientes.

Para la mudanza, contrata siempre una empresa seria. Hay muchos problemas con roturas o pérdidas con algunas empresas. Para que esto no pase, no confíes en aquellas que no quieran cobrarte el IVA o que no estén dadas de alta en la seguridad social. Nada de furgonetas que se ofrecen por las esquinas o a la salida de algunos grandes almacenes. Si los contratas, corres el riesgo de sufrir una situación desagradable. Una buena empresa debe tramitar los posibles permisos para ocupar la vía pública si no se dispone de suficiente espacio libre para que aparque la furgoneta o el camión. Algunas de ellas también ofrecen un seguro de traslados para cubrir daños, desperfectos o pérdidas.

Una mudanza segura te reportará tranquilidad

Una mudanza segura te reportará tranquilidad

IDEA: aprovecha para mejorar tu nuevo hogar. Piensa en todo aquello que puede hacerte ahorrar en un futuro o que siempre quisiste tener. Haz algo tan sencillo cómo invertir en bombillas LED en vez de llevarte las viejas alógenas.

  1. Revisar los pagos

No olvides de revisar los pagos de la comunidad y los suministros, todo debe quedar claro antes de dejar el inmueble y mudarte a tu nuevo hogar.

También debes comunicar al banco y las diferentes compañías de suministros, colegios… que te mudas, y facilitarles la nueva dirección para que a partir de entonces te manden las cartas a la nueva dirección

  1. Aprovecha para hacer limpieza

Una mudanza es la excusa perfecta para hacer limpieza y deshacernos de todo aquello que ya no usamos, y si no lo ves claro, míralo de este modo; proteger, empaquetar, cargar (usando espacio dentro del transporte que se podría usar para otras cosas) y volver a desembalar, es una pérdida de tiempo y dinero absurdo, sobre todo de dinero, imagínate la cara que va a quedarte cuando lleves ya 10 cajas y aparezca una que realmente no sabes qué hacer con ella.

Tira, regala o dona todo aquello que no te va a ser de utilidad, hay que ser prácticos, así que decide qué hacer con esa camiseta que hace tres veranos que no te pones, los juguetes de cuando tus hijos eran pequeños o esos libros que has leído y dudas que vuelvas a abrir nunca más. Otra opción es venderlo, hay un mercado creciente de objetos de segunda mano que puede ayudarte a sacarte un dinerillo extra que puedes invertir en objetos más apropiados o cubrir los gastos de la mudanza.todos los ayuntamientos disponen de servicios gratuitos que pasan a recoger los trastos que ya no usas.

Revisa tus objetos, desprendete de todo aquello que ya no uses.

Revisa tus objetos, desprendete de todo aquello que ya no uses.

  1. Organiza el embalaje con anterioridad

No esperes al último momento para adquirir los elementos que usaras para el embalaje. Puedes ir recogiendo cajas de los negocios cerca de casa o bien comprarlas. No te olvides del papel burbuja, y otro elemento que funciona muy bien es el papel de periódico, así que si lo lees, guárdalo y sino, puedes tratar de pedirle a un bar que te los guarde o preguntarle a algún amigo o familiar. Una de las cosas con la que no solemos contar y es esencial para una mudanza son los rotuladores, boli y papel. Eso permitirá marcar todas las cajas y hacer inventarios para saber qué hay dentro o dónde buscar en caso de necesitar algo concreto.

IDEA: reduce de manera progresiva la comida y bebida almacenada

Identifica todas las cajas

Identifica todas las cajas

  1. Seguir un orden

No empieces a embalar sin ton ni son. Sigue siempre un orden. Lo más recomendable es empaquetar por habitaciones.

Una buena idea es darle a cada habitación una letra, y numerar cada caja pasa poder darles un vistazo rápido y saber si están todas a la hora de cargar o descargar. Por ejemplo, la cocina podría ser una C, tendríamos la C1, C2, C3… Pongamos que tenemos 7 cajas en total, revisando la numeración sabremos enseguida si falta alguna. Por eso es importante que numeremos todos los lados de la caja y con letras claras.

Si tienes ayuda, puedes pegar un posit o un papel en la puerta de cada habitación indicando la letra que se debe usar.

¡No te olvides del inventario! Escribe en un papel todo lo que has metido en esa caja. Cierto es que te llevará algo más de tiempo, pero si buscas cualquier cosa en concreto cuando llegues a tu nuevo hogar, solo tendrás que buscarlo en las listas de las cajas que correspondan a la letra y darás con ello enseguida.

Haz listas. Son fantásticas

Haz listas. Son fantásticas

  1. ¿Cómo traslado la ropa?

Es mejor transportar la ropa unos días antes de la gran mudanza, puesto que ocupa mucho espacio y solemos tener bastante ropa para transportar. Todos sabemos lo que cuesta sacarla del armario, doblarla lo mejor posible, empaquetarla transportarla y cuando llegas a la nueva casa… vuelta a empezar pero a la inversa. Por eso te propongo un truco, trasporta la ropa tal cual. Todas esas prendas que estén perchadas, ponedlas con cuidado en los asientos del coche, apiladlas. De esta manera cuando llegues a la nueva vivienda, solo tendrás que meterla en el armario.

  1. Maneras de empaquetar los objetos

  • Vajilla: hay que embalar cada elemento por separado y proteger con papel burbuja o periódico. Lo más seguro es apilarlos en una caja que vaya justa y rellenar los huecos libres con bolas de papel de diario.

  • Si tienes que embalar un mueble, no pongas precinto directamente sobre el mueble. Se puede estropear al retirarlo.

  • Intenta embalar la mayoría de electrodomésticos en cajas que se parezcan al embalaje original. Es como mejor irán. Si no, también los puedes envolver con mantas.

  • Libros: usa cajas pequeñas. El papel pesa mucho y aunque parezca que no, una caja cargada de libros nos puede doblar la espalda. Más vale tener más cajas con menos peso que llenar una y que no se pueda ni mover.

  • Herramientas. No las embales con el resto de las cajas. Tenlas a mano por si necesitas desmontar algo a última hora. También te será mucho más sencillo para el día de la llegada a la nueva vivienda, puesto que no tendrás que buscarlas para empezar a montar.todas las cajas bajo control

  1. Qué hacer con los documentos

Para no perder ningún documento importante como podrían ser facturas, contratos, informes… reúnelos por carpetas. Llévalos siempre en persona, no los empaquetes con el resto de objetos y nunca los metas dentro de una caja. Es una de las primeras cosas que deberás ubicar en un sitio seguro en el nuevo hogar.

  1. Cosas importantes

Las cosas que vayas a necesitar hasta el último momento, como las de higiene personal, sábanas, y todo aquello que vayas a necesitar la noche anterior y durante la mañana, empaquétalas antes de irte. Marca éstas cajas como IMPORTANTE y si es posible, llévalas contigo. Es muy posible que no termines de organizar las cosas ese mismo día, así que te servirá de ayuda tener eso que pueda ayudarte a pasar la primera noche fuera a mano.

Todos estos pasos te ayudarán a preparar las cajas, pero… ¿qué pasa cuando llegamos a nuestra nueva casa? Para eso también tenemos unas cuantas directrices que te pueden ir bien. DESCÚBRELAS en el artículo de la semana que viene!

Verònica Martín, Interiorista y decoradora